Algunos Hechos Bilaterales

septiembre 19th, 2010

Hemos dicho que la relación entre México y los Estados Unidos se puede considerar como la relación bilateral más importante en el mundo. Sin más analysis, presentamos para su consideración algunos hechos bilaterales:

  • Un millón de ciudadanos estadounidenses residen en México.
  • Doce millones de estadounidenses visitan México cada año por turismo o negocios.
  • La frontera entre México y los Estados Unidos es la más traslada en el mundo.
  • Cada día más de un millón de personas cruzan legalmente entre los dos países.
  • La operación consular de los Estados Unidos en México es la representación diplomática más grande del mundo.
  • Consiste en una embajada, siete consulados generales, dos consulados y catorce agencias consulares.
  • El Consulado General en Ciudad Juárez es la operación más grande en el mundo, aprobando más de diez mil solicitudes de ciudadanía cada mes.
  • Más que doscientos funcionarios consulares y más que cuatrocientos empleados locales proveen servicios consulares en México, y aproximadamente veinte por ciento de estos trabajan el la sección consular de la Ciudad de México

Cultura de la Legalidad

septiembre 17th, 2010

Alianza Bilateral es dedicada en gran parte a la promoción del respeto a la ley, constitucional y democrática, en América del Norte. De nuestro punto de vista, cuando la ley no sea constitucional y democrática no debe de ser respetada, y observamos que la falta de democracia en México tras décadas ha creado cierta falta de respeto a la ley.

La Iniciativa Mérida es un programa de cooperación entre los Estados Unidos y México de luchar contra la violencia generada por la droga en ambos países. Hasta la fecha, el Congreso de los Estados Unidos, ha aprobado más de 1,300 millones de dólares destinados a México. Segun los informes, esta cantidad proporciona “habilidades técnicas y asistencia a México para la profesionalización de la policía, la reforma judicial y penitenciaria, el reforzamiento de las tecnologías de información, el desarrollo de infraestructura, la seguridad fronteriza y el fomento de una cultura de legalidad.” En su Informe de 2009, el Presidente Calderón hizo más de cincuenta referencias a la necesidad de crear una cultura de la legalidad en México. Según el Departamento de Estado de los Estados Unidos, líderes de gobierno y de la sociedad civil de México han comenzado a adoptar la cultura de la legalidad como una prioridad, y dan los siguientes ejemplos de programas financiados por la Iniciativa Mérida:

  • La cultura de la legalidad es parte del currículo académico a nivel nacional. Al inicio del ciclo escolar 2009-2010, este nuevo currículum se estaba enseñando a casi un millón de estudiantes en 22 estados.
  • La Secretaría de Seguridad Pública se ha comprometido a implementar un programa de cultura de la legalidad para los 32 mil miembros de su fuerza. Un curso de 40 horas para los reclutas se ha administrado a 3,550 oficiales en los 6 meses desde su adopción en mayo de 2009.
  • Los estados fronterizos del norte también han adoptado la enseñanza de cultura de la legalidad a sus fuerzas policiacas, empezando con Nuevo León.
  • En septiembre de 2009, 45 comunicadores participaron en un seminario para mejorar sus habilidades profesionales de incorporar temas de cultura de la legalidad a su trabajo.
  • Doce instructores recién entrenados establecerán contacto con empresas mexicanas con el fin de promover la inclusión de la cultura de la legalidad en sus programas de desarrollo.
  • La Secretaría de la Función Pública, la dependencia federal mexicana a cargo del monitoreo y supervisión de otras dependencias, ha declarado que la promoción de la cultura de la legalidad es una prioridad. La SFP ha firmado un acuerdo para implementar un programa educativo en esta materia en 2010 que consistirá de educación profesional para los servidores públicos y de un sistema de mentores.

La Iniciativa Mérida se enfoca en la violencia generada por la droga, pero hay que establecer una cultura de legalidad, con el necesario actitud de respeto a la ley (siempre y cuando esa ley es realmente constitucional y democrática) en otras áreas también. La área de la inmigración y las visitas entre ambos paises es igualmente importante, especialmente en relación a la visa americana. La visa es el base principal de la legalidad y del intercambio. Información sobre las opciones y los requisitos para la visa son importantes para establecer una cultura de legalidad para la inmigración y las visitas, pero también es importante la presencia de ayuda acesible y profesional en el lugar donde la persona reside. Esperamos que nuestro programa de VISAYUDA puede asistir en establecer el respeto a la ley, y una cultura de legalidad, en relación a la visa americana en México.

Feliz Bicentenario, México!

septiembre 15th, 2010

Por el momento, los líderes estadounidenses están hablando con una sola voz, y nosotros también queremos desear un feliz bicentenario a México. Es verdad que México y los Estados Unidos comparten la frontera más transitada en el mundo, y por ese simple hecho se puede decir que la relación entre nuestros paises es la relación bilateral más importante en el mundo. Por eso es importante promover el respeto a la ley, constitucional y democrática, en América del Norte. Una resolución del problema de las bandas criminales tendrá que ser parte de cualquier solución a “los desafíos del siglo XXI.” Pero, el fin que buscamos es un continente en que no hay sólo tránsito a través de la frontera, pero intercambio entre culturas y el respeto al derecho ajeno que solamente se puede promover a través de visitación, intercambio, aprendizaje, afiliación y servicios relacionados. El base de todo contacto e intercambio es la visa, especialmente visas de turismo y negocio. Es por eso que organizamos el programa VISAYUDA, ayuda con la visa americana a mexicanos que quieran visitar a los Estados Unidos. Si quiere más información sobre este programa, o sobre Alianza Bilateral, por favor póngase en contacto con nosotros.

Traducción de Obama Sobre México

septiembre 14th, 2010

La campaña militar del gobierno mexicano contra los carteles de la droga se basa en gran parte en las experiencias de Colombia contra los rebeldes izquierdistas y sus asociados en el negocio de la droga. Esa campaña militar implementada por el gobierno colombiano, con la ayuda militar y financiera de los Estados Unidos, es considerado un éxito en los Estados Unidos. Esa opinión es compartida por los individuos en América Latina con una perspectiva política más conservadora, como Felipe Calderón y el PAN, y de ahí la adopción del enfoque militar agresiva contra los narcos y el constante apoyo de Washington para la Iniciativa Mérida. Por lo tanto, es interesante que Barack Obama ha declarado recientemente que la situación en México no se puede comparar con la situación anterior en Colombia.

Estos comentarios deben ser entendidos a la luz de las observaciones del Presidente en relación con operaciones militares en Irak. Obama ha señalado que la situación en Irak es un éxito de su administración, con poco crédito dado al ex presidente Bush. Obama se opuso a cualquier participación militar en Irak, apoyando la retirada de las fuerzas, incluso durante el peor de los combates. Por lo tanto, resulta extraño que Obama da poco o ningún crédito a Bush por el éxito de una política que Obama se opuso constantemente, algo que hizo una parte central de su campaña.

La misma incapacidad de dar crédito, con la intención de disminuir cualquier ventaja de un adversario político, es la base real de los recientes comentarios de Obama sobre México. Independientemente de cómo las operaciones estadounidenses en Colombia se ven en México, son ampliamente considerados como exitosos en los Estados Unidos. Por lo tanto, para comparar México a Colombia es demasiado como admitir que las políticas de Obama en México, al igual que en Irak, se basan en las políticas del partido de oposición. Pero, eso es sólo la mitad de la historia.

La historia de fondo real aquí es que Hillary Clinton está siendo visto como un posible candidato presidencial demócrata en 2012. Clinton votó, como senador, a favor de la intervención en Irak, un hecho que Obama usó para tomar la nominación del partido. Sin ese voto con Bush, tan importante para los votantes liberales en el partido, un grupo que domina el proceso de las primarias, Obama nunca habría tenido la nominación. La asociación de Hillary Clinton con las “políticas fallidas” de la administración Bush, ya sea en Irak, Colombia o en cualquier otro lugar, debe ser un componente central de cualquier defensa de su administración dentro de su propio partido.

Esta historia de fondo es importante porque los comentarios de Obama sobre México fueron una respuesta a los comentarios de su propio Secretario de Estado, Hillary Clinton. Los Clinton son tiburones políticos. Si huelen sangre en el agua, se moverán a matar. Si la derrota sufrida por los demócratas en noviembre es suficientemente mala, sobre todo en el Congreso, no hay duda que vamos a escuchar gritos o susurros para sustituir a Obama. Si la sangre en el agua es lo suficientemente grueso para atacar es algo que los Clinton decidirán con base en sus años de experiencia en la política estadounidense. Obama no puede darles la apertura.

Considerando todo esto, tenemos la traducción a los comentarios de Obama. Dijo que México no es Colombia. Lo que realmente dijo es que Barack Obama no es George Bush, pero Hillary Clinton si es George Bush. El problema con esta estrategia es que ya no estamos en 2008.

Clases Sociales Mexicanas y La Visa Americana

septiembre 10th, 2010

Los ciudadanos de los países más desarrollados se les permite entrar a los Estados Unidos sin visa, para visitas cortas, en el marco del Programa de Exención de Visa. Este privilegio se concede ciudadanos de estos países, independientemente de su origen social o económico. Por otra parte, los ciudadanos de los países en desarrollo como México están obligados a recibir una visa para entrar a los Estados Unidos, incluso para visitas cortas. Esta restricción se aplica independientemente de su condición social o económica. Sin embargo, no todos los mexicanos tienen la misma situada en términos de su relación con los Estados Unidos. Mi opinión es que hay tres clases o grupos generales de mexicanos que buscan entrar a Estados Unidos.

El primer grupo son los muy ricos. Al igual que muchos países en desarrollo, México tiene una distribución desigual de la riqueza, y ha tenido una clase de individuos muy ricos que son miembros de esas familias que han participado a través de generaciones en el control de un gobierno centralizado y las grandes industrias que dependen del gobierno para su ventaja competitiva. Este sistema es, obviamente, cambiando en cierto modo, pero también incorpora en sí mismo la inversión de empresas internacionales que son libres de hacer negocios en México. El punto, en términos de relaciones con los Estados Unidos, es que estos mexicanos ricos siempre han tenido acceso a los Estados Unidos, y a los abogados americanos de gran alcance para proteger y promover sus intereses, ya que viven e invierten al norte de la frontera. Muchas firmas de abogados internacionales tienen oficinas en la Ciudad de México, y los grandes intereses económicos en México, a menudo indistinguibles de las familias poderosas de México, desde hace mucho tiempo han utilizado los servicios de estas firmas de abogados para asegurar la visa americana.

El segundo grupo son los más pobres. Especialmente durante las dos últimas décadas, esta clase social y económico de México ha forjado conexiones con los mercados de trabajo en los Estados Unidos, vendiendo su fuerza de trabajo son precios muy por debajo de lo que otros están dispuestos a trabajar. En mi opinión, la característica definitoria de este grupo es una desesperación causada por la falta de un mercado de trabajo viable en México. Ciertamente, muchas personas jóvenes, especialmente hombres solteros, han cruzado la frontera ilegalmente a los Estados Unidos más de la aventura, o simplemente porque allí hay mejores oportunidades, más que por la desesperación. Sin embargo, el hecho de que un mínimo de diez millones de mexicanos viven ilegalmente en los Estados Unidos, apoya la idea de que la desesperación es la principal motivación para el abandono de sus hogares y familias. El efecto de esta situación con respecto a la visa, es que los pobres desesperados de México no necesitan visa para cruzar la frontera. El riesgo es la muerte en el desierto, la recompensa es escapar de la pobreza. La visa es un mero detalle, fácil de ignorar, y no vale la pena preocuparse.

El tercer grupo en México es la clase media, que yo defino como todas aquellas personas con una vida suficientemente bien establecida en México, especialmente en términos de empleo o de inversión, que no están lo suficientemente desesperados como para abandonarlo todo para ir a un país extranjero. Algunos son propietarios de pequeños negocios, otros son profesionales, y otros trabajan para el gobierno o para las grandes corporaciones. Ninguno de ellos pueda cruzar la frontera ilegalmente, abandonando su vida en México, si no se conceden la visa que buscan. Los de la clase media deben trabajar bajo condiciones que son mucho más estresantes que las experimentadas en el mundo desarrollado. Se sienten la injusticia de un país con una pequeña minoría rica y una gran mayoría pobre, que las cosas deben ser capaces de funcionar mejor, y sólo buscan tener el tipo de contacto con el mundo exterior, incluidos los Estados Unidos, que permitirá sus familias y comunidades para mejorar sus condiciones. Es en la clase media que la incertidumbre que rodea la visa, una incertidumbre desconocida en los países de Exención de Visa, se hace sentir con mayor fuerza en México.

Los ricos siempre reciben su visa. Los pobres son lo suficientemente desesperados como para prescindir de uno. Si una persona de clase media se le niega una visa, esa negación es absoluta, y los efectos en términos de desarrollo social y económico para esa persona, así como su familia y su comunidad, no se puede medir.

Entre la Belleza y la Violencia

agosto 28th, 2010

México comenzó esta semana con la victoria de Miss Universo, y ha visto poca cobertura positiva en la prensa internacional desde entonces. Debería ser evidente para cualquier observador que México está atrapado en un ciclo de la violencia relacionada con las drogas que está afectando a todos los sectores de la sociedad.

Comenté a principios de semana que el asesinato de un funcionario del gobierno fue el hecho más importante en la información que sale de la guerra contra las drogas, porque ilustra el grado en que los funcionarios del gobierno están sujetas a la potencia de los narcotraficantes. El gobierno en la sombra que estos señores de la droga han establecido, especialmente en los ámbitos local y estatal, a través de enormes cantidades de dinero, y por medio de la violencia y la intimidación, es el aspecto más inquietante. Continuando con este tema, uno que tiene amplios precedentes, es preciso señalar que el ministerio público encargado de la investigación de los 72 migrantes muertos en Tamaulipas, se encuentra en calidad de desaparecido. Mientras que el gobierno federal insiste en que el ministro no está muerto, ya han surgido informes que indicaba que su cuerpo ha sido encontrado.

Si el funcionario está muerto es sólo un detalle en una historia mayor, pero ilustra la necesidad de una prensa libre para comunicar a los mexicanos y al mundo los hechos básicos de lo que está sucediendo en México. Así como violencia contra funcionarios del gobierno es un gran problema en México, la violencia contra la prensa, que debe ser capaz de informar abiertamente lo que está pasando, también es un problema. Desde 2000, han registrado 64 muertes de periodistas y 11 desaparecidos. En los últimos cuatros años hubo 14 ataques contra instalaciones de medios. En el mismo estado, Tamaulipas, donde 72 personas fueron asesinadas recientemente, y donde un funcionario del gobierno ha desaparecido, dos coches bomba estallaron ayer, uno cerca de las instalaciones de Televisa, y el otro en la dirección de tránsito municipal.

En caso de que alguien piensa que estas cuestiones sólo afectan a México, se debe considerar que las personas asesinadas en Tamaulipas eran inmigrantes centroamericanos pasando por México hacia los Estados Unidos. Es difícil imaginar el terror que se sentían estas personas pobres, tan lejos de sus hogares y familias, y tan cerca de su destino, su sueño americano. Su historia es una versión extrema y trágica de las dificultades que enfrentan millones de personas que migran dentro de América del Norte, en busca de una vida mejor. Salen de las economías que no ofrecen las mismas oportunidades que pueden encontrar en otros lugares.

En el caso de México, las transferencias financieras de los mexicanos que viven en los Estados Unidos es una de las más importantes fuentes de ingresos para la economía mexicana. Además de estas transferencias, y los ingresos por ventas de petróleo, el turismo es otro sector económico muy importante para México. Por eso, el gobierno está bien preocupado por el efecto que la violencia del narcotráfico, y en particular el reciente matanza en Tamaulipas, tendrá sobre los extranjeros con recursos para tomar sus vacaciones en México. Ayer, la secretaría de turismo negó que la matanza impacte negativamente a la imagen de México. Para probarlo, argumentó que en julio se registró un incremento de 27.5% de extranjeros en el país, con respecto a 2009, y que llegaron a territorio nacional 43 millones 75 mil turistas entre enero y junio, para un aumento de 453 mil turistas más con respecto a 2009. El problema de este análisis es que los números no tienen nada que ver con los acontecimientos recientes, incluido el aumento de la cobertura que la violencia del narcotráfico en México está recibiendo en la prensa internacional.

México tiene muchos aspectos positivos, y hay muchas razones para visitar el país. Es importante que México sigue siendo abierto e integrado a la economía mundial, especialmente a través de una clase media educada y en crecimiento. La relación bilateral con los Estados Unidos es fundamental para este proceso. Pero, mientras los cárteles de drogas determinen en gran parte la relación entre México y el mundo exterior, ninguna victoria internacional de belleza o deporte va a superar los efectos negativos para América del Norte. Esos efectos incluyen la corrupción de funcionarios gubernamentales y periodistas de prensa a través del soborno y la intimidación, y la perdida de respeto a la ley, constitucional y democrática, y al derecho ajeno en esta región.

Interés Norteamericano en la Violencia en México

agosto 26th, 2010

En nuestro último blog, empecé diciendo que siempre es interesante ver las cosas que la prensa norteamericana opta por cubrir sobre México. A principios de esta semana, Drudge Report tenía enlaces con dos historias sobre la guerra contra las drogas en México. El mismo sitio comenzó el día de hoy con el siguiente titular en letras grandes: “72 BODIES FOUND NEAR BORDER” (más tarde se trasladó a otra posición). Drudge Report es un sitio independiente que se vincula a temas de prensa. No produce ningún contenido, a excepción de alertas de noticias ocasionales, pero es importante para determinar qué noticias tendrá una mayor cobertura de los medios informativos tradicionales. Además, tiene un gran número de lectores, sobre todo de una perspectiva más conservadora.

Cuando los mexicanos me preguntan qué piensan los estadounidenses de México, contesto que no piensan en México. La verdad es que, para la mayor parte, los norteamericanos que no están planeando un viaje a Cancún, no piensan en México, a menos que algo malo sucede. Si las historias que aparecen esta semana en Drudge Report puede ser tomado como una señal, el pueblo estadounidense está interesado en la violencia del narcotráfico en México. La pregunta es si este interés conducirá a una comprensión de los riesgos que la situación actual representa para la estabilidad y el estado de derecho en América del Norte.

Los mexicanos son mucho más conscientes de la situación, ya que tratan con el problema de una manera más directa. Por ejemplo, el estado de Morelos, una vez considerado un refugio de tranquilidad en la violencia del narcotráfico (y mostrando una apatía basada en la noción falsa de que el problema no vendría a sus barrios), ha visto doscientos ejecuciones en menos de ocho meses. Sin embargo, es dudoso que el pueblo mexicano tiene la fuerza y la unidad para combatir este problema.

Mi sospecha es que la gente en ambos lados de la frontera está actualmente viendo esto como una extensión de la televisión de entretenimiento. Si Drudge Report nos alerta de un mayor interés en los Estados Unidos, la popularidad de un sitio como El Blog del Narco señala que mexicanos están tomando un interés directa en los hechos de la situación (Border Reporter ha representado la interés mas profunda de gente que vive cerca de la frontera). Es puro entretenimiento, o están algunos de los participantes realmente preocupados por el desarrollo de estrategias para mejorar la situación para sus familias y comunidades?

Ojala que México puede lograr la victoria, aunque resulta que la mayoría de los norteamericanos otro vez dejan de pensar en su vecino.

Sobre la Lucha Contra las Drogas en México

agosto 22nd, 2010

Siempre es interesante ver los cosas que la prensa norteamericana opta por cubrir sobre México. Este domingo por la mañana, Drudge Report tiene enlaces a dos historias en México. Mientras que los británicos están interesados en la cultura de oro de los cárteles mexicanos, lo que sugiere una cultura insular preocupado por la condición social, el aspecto más importante de estos cárteles se manifiesta en la muerte de otro funcionario del gobierno.

Es importante que los estadounidenses consideran el efecto que su consumo de drogas ilegales tiene en relacion al orden público, y no sólo en México. La difícil realidad en México es que ninguna persona, excepto tal vez el Presidente en los Pinos, está a salvo de la violencia de los cárteles de la droga. Esta vulnerabilidad es parte de la experiencia cotidiana de los funcionarios del gobierno, y llega a los más altos cargos. La guerra contra los cárteles de la droga no es sólo una guerra para erradicar sus negocios, pero es también una lucha para mantener instituciones libres de corrupción y la impunidad.

Pocos estadounidenses que consumen drogas toman en cuenta que sus acciones están causando la desestabilización de México y la destrucción de sus instituciones, pero ése es su efecto último y más profundo. Es una opción difícil de considerar, pero tendremos que considerar la terminación de la guerra contra las drogas si se hace evidente que la guerra contra los narcotraficantes por el control del gobierno de México se está perdiendo. Al legalizar las drogas, algo que puede implicar efectos negativos en términos de su uso mayor, los gobiernos de México y los Estados Unidos pueden cortar la fuente de fondos que permiten el empleo de miles de mercenarios armados y violentos que ahora controlan gran parte de México, con efectos no insignificantes en los Estados Unidos.